2 CARACTERÍSTICAS BÁSICAS, PARA AUMENTAR TU PRODUCTIVIDAD Y PROYECTARTE COMO LÍDER

Quien se encuentra en una posición de liderazgo debe evitar caer en el error de creer que por ser quien está al frente debe hacerse cargo de todo, y por el contrario, que solo le toca dar órdenes y que los demás hagan todo el trabajo.

Hay un tema apasionante que es el de Saber DELEGAR. 

Saber cuándo, qué, a quién, por qué y para qué.

Quiero compartirte algunos aspectos claves del arte de delegar:

Delegar tareas específicas y ser generoso es fundamental para que puedas concentrarte en la estrategia global de tu negocio y así aumentar tu productividad y mejorar resultados. 

Cuando comencé a formar un equipo, recuerdo que estaba muy confundida, no sabía qué era lo que me ocupaba una gran parte del tiempo. Me tomaba tiempo para el análisis minucioso del negocio pero eso era parte de la estrategia.

¿Qué era lo que no me gustaba y nunca me gustó hacer? ¿en qué no era efectiva?  

El trabajo más administrativo en cuanto al seguimiento detallado de proyectos en el sistema, me parecía una pérdida de tiempo. Siempre encontraba la excusa para no hacerlo. 

Me concentraba en el hacer y no dedicaba un día a sentarme solo para escribir este seguimiento. Hasta que entendí que eso me ordenaba, me daba una visión de cómo seguir, me bajaba la ansiedad y el estrés de tener todo en carpetas.

Esa actividad dentro de mis obligaciones había excedido el tiempo normal de trabajo y ya no ya no era compatible en mi carga laboral.

 

La claridad de entender el para qué delegar

Necesitaba delegar para:

  • ampliar mi tiempo productivo
  • crecer en mi desarrollo profesional
  • expandirnos como equipo
  • lograr los resultados de la compañía

Al mismo tiempo me preguntaba ¿cómo voy a duplicar los números? Había que organizar el Plan Comercial, de Marketing para 6 países y reportes al fabricante, lo disfrutaba pero al mismo tiempo me sentía abrumada de tanta información.

¿Era mi ego que no lo había registrado antes? ¿o era la poca experiencia que tenía en ese momento?

Digamos que la impecabilidad estaba en mis objetivos, pero la generosidad conmigo misma también estaba como prioridad.

 Así me armé de coraje, necesitaba delegar, y fui a  pedir un recurso que me ayudara. Así fue que en la elección de una persona para formar equipo, lo único que quería era su orden, su metodología y ganas de aprender. 

No me importaba si sabía de los servicios y productos que deberíamos organizar, ni siquiera manejar los sistemas puntuales de la empresa. Eso estaba a mi cargo, y no tenía problema en enseñarlo.

Agendamos varias reuniones, y le expliqué todo, absolutamente todo, incluyendo la parte de la estrategia, sin guardarme ni un detalle. Ahí estaba la magia del orden como equipo de trabajo. El saber los detalles era lo más importante. El cómo hacer un trabajo específico pero lleno de información importante y confidencial.

No alt text provided for this image

Las ganancias evidentes:

  1. la inversión del tiempo inicial, lo que nos daría como equipo el éxito que buscaba. 
  2. la confianza que aumentó en ambos el desarrollo de habilidades personales y profesionales.
  3. responsabilidad y compromiso. Trabajamos en el desarrollo de nuevos clientes. Éramos algo así como la pareja de trabajo que con solo mirarnos nos entendíamos, él sabía si yo estaba a punto de salir corriendo o a punto de festejar nuestros logros. 
  4. reducir el estrés. Era mi ¨backup¨, y yo el de él cuando había licencias personales o laborales por viajes al exterior.
  5. la motivación para sobrellevar las exigencias del mercado.
  6. aumento de productividad y de claridad en los objetivos, que me daría más espacio mental para avanzar en la estrategia.

Con esa pasión que me caracteriza, me preguntaba por qué no transmitirle más conocimiento, liberarme de algunas decisiones y darle más poder, más responsabilidad, esas que te hacen crecer tomando acción y decisiones fuertes. Sin saberlo hace 16 años estaba siendo generosa y creando oportunidades en mi propio equipo.

Agradezco siempre haber tenido esa lucidez para encontrar ese potencial en otra persona, haberlo visto crecer y desde su compromiso ser hoy un gran profesional. Hoy de hecho somos amigos y si está leyendo esto sabe que estoy orgullosa de su trabajo, de su esfuerzo, de haberme “soportado” jaja ¡y de haberse superado!

Hoy después de tantos años estoy convencida de que:  

“si no hay pasión, el mensaje no se transmite claro y consistente. Todo líder necesita comunicar desde su visión estratégica pero desde la generosidad de apostar por algo grande para él y su equipo¨

¿Tienes experiencia en el arte de delegar como líder, o historias de quienes te han delegado tareas a ti? ¡Compártelas conmigo!

Nos vemos pronto!

Carina Strobietto

Coach Internacional – Liderazgo Auténtico y Saludable

Bienvenida a mi Blog

Este es un lugar en donde escribo información útil, herramientas de Coaching, de Imagen Personal y frases Motivaciones para inspirarte a ir por más. En algunos incluiré ejemplos vivenciales y qué aprendí en cada experiencia.

Sigamos en contacto!

Te invito a suscribirte para estar al tanto de los nuevos posteos

Esta web utiliza cookies, si seguis navegando entendemos que estás de acuerdo con eso.